Tras la ceremonia realizada ayer en Kyoto, los equipos que compondrán las cuatro zonas de la próxima Copa del Mundo arrojan distintas presunciones. A continuación, realizaremos un análisis de cada una.

Dejando de lado el Grupo C -al que ya se hizo referencia en otras notas-, donde Los Pumas, Inglaterra y Francia asoman como los candidatos a quedarse con los dos boletos a cuartos de final, la paridad domina la escena en las otras zonas, aunque el nivel en algunas será presumiblemente superior.
Grupo A: Irlanda, Escocia, Japón, Europa 1, Playoff Oceanía 3 / Europa 2
A priori, se trata de la zona menos atractiva. Antes del sorteo eran los rivales que Argentina hubiese deseado tener que enfrentar, ya que se trata de dos europeos –irlandeses y escoceses- con los que se tiene saldo positivo en los duelos mundialistas. Actualmente se encuentran un buen momento -sobre todo Escocia-.
Japón aparece como el tercero en discordia, apoyado en la localía y el batacazo en Inglaterra, cuando en el debut derrotó a Sudáfrica.
También será interesante ver lo que pueda pasar con el ganador del repechaje, que probablemente sea un isleño -hoy jugaría Tonga-. El que europeo estaría clasificando es Rumania, un equipo en crecimiento pero que no representa una amenaza.
Grupo B: Nueva Zelanda, Sudáfrica, Italia, África 1, Repechaje
La zona que todos querían evitar; las presunciones indicaban que podían verse las caras en la primera rueda neozelandeses y sudafricanos, los dos colosos del rugby mundial. Y finalmente sucedió, por lo que por primera vez en la historia de la RWC All Blacks y Springboks se enfrentarán antes de los cuartos de final.
Quien tuvo la «desgracia» de caer en este bolillero es Italia. La Azzurra necesitará de un milagro para avanzar de ronda por primera vez.
Namibia aparece como el posible clasificado del continente africano; mientras que el restante miembro se conocerá tras un repechaje entre -casi seguro- España, Rusia y Uruguay.

 

Grupo D: Australia, Gales, Georgia, Oceanía 1, América 2
Aquí todo parece más claro. Los Wallabies y los Red Dragons jugarán por séptima vez en la Copa del Mundo y serán quienes -casi con seguridad- diriman entre sí por el primer puesto de la zona.
El ganador de la eliminatoria de Oceanía -actualmente luchan Fiji y Samoa– siempre representa una incógnita, y en más de un oportunidad rompió los moldes y dejó afuera a alguno de los grandes.
Georgia, el país que más creció en la última década, difícilmente tenga posibilidades de pelear por pasar a cuartos. El último componente saldrá de una eliminatoria entre el perdedor de Estados Unidos – Canadá, y el ganador del Sudamericano (Uruguay es favorito sobre Chile, Brasil y Paraguay).

 

 
share on:
share on: