El Zanjero se trajo de Rosario lo que fue a buscar: cuatro puntos que lo mantienen como escolta de CUBA en el Top 12. Fue 33 a 13 en encuentro que le sirve para consolidar un equipo que hace de lo simple un culto.

El SIC no necesita, ni quiere, brillar. No le hace falta mostrar un juego “a lo Super Rugby” para estar conforme. Se siente cómodo con sus armas históricas para ganar los partidos y crecer como equipo.
Lo demostró el sábado pasado ante el impredecible CUBA, y lo volvió a hacer hoy ante Plaza en la cancha del Pasaje Gould.
Recurriendo al ABC de este deporte y, sobre todo, a su propio ADN, sigue sumando en confianza y en la tabla. Al famoso scrum con el que hizo escuela, a la bravura de sus forwards, al tackle como bandera y a la cabeza de sus conductores hoy le sumó el oportunismo de sus backs, autores de todos los tries.
Hoy tenía enfrente un rival alicaído, pero que siempre representa un escollo duro, y más en su fortaleza. Poco le importó al Zanjero, que volvió a recurrir a las bases para desgastarlo lentamente hasta minimizarlo, y aprovechar la velocidad y potencia de sus tres cuartos para marcar y quedarse con un duelo valioso.
Los tries de Juan Soares Gache, Rodrigo Etchart y Gastón Arias, más los 18 puntos de Benjamín Madero, lo dejan expectante con 41 unidades en la segunda colocación del Top 12, a 11 de CUBA.
Mientras Atlético del Rosario sigue penando y bajó al último lugar con 16 puntos, el SIC ganó apelando a sus fortalezas. Porque así siente el rugby, y los 25 títulos que ostenta son prueba de que mal no le ha ido.
 
share on:

Leave a Response

share on: