En la previa del partido ante los Wallabies, hacemos un repaso por los grandes momentos de los Pumas.

Los Pumas van a disputar uno de los partidos más importantes en su historia. La semifinal ante Australia será la segunda que un seleccionado de nuestro país dispute en una copa del mundo (la anterior fue la derrota ante Sudáfrica en el 2007). Y a ella no llegó sólo demostrando la garra con la que siempre se identificó a la Argentina, sino que le agregó una cuota de buen juego que sorprendió a más de uno.
Esta evolución no ocurrió de un día para el otro. La historia del rugby argentino se fue construyendo de a poco, con idas y vueltas, pero siempre con el objetivo de ir acercándose al nivel de las grandes potencias. Por ello antes de las semifinales vale la pena recordar una serie de hitos construidos por nuestro rugby.
El primer impacto de un equipo argentino fue el triunfo ante los Junior Springboks en 1965, que instaló el mote de “Pumas” a nuestro seleccionado y lo posicionó como un equipo a tener en cuenta. Otra victoria a destacar frente a Sudáfrica es la de 1982, con los argentinos bajo el nombre de Sudamérica XV, utilizado para evitar problemas con los organismos internacionales que habían impuesto una política anti-apartheid al país africano. En segunda instancia merece una mención el empate en 21 ante Nueva Zelanda en la cancha de Ferro en 1985, siendo esta la ocasión en que más cerca se estuvo de ganar un partido ante el mejor equipo del mundo. Además este fue el único partido en que no se perdió frente a los All Blacks. Y ante Australia es digno de marcar el único triunfo como visitantes en Brisbane en 1983.


También es interesante destacar algunos acontecimientos más cercanos en el tiempo y frente a las potencias europeas. Como el primer triunfo ante Inglaterra en 1990 en la cancha de Vélez Sarsfield; o la primera victoria como visitantes ante los británicos en el 2006 nada más y nada menos que en Twickenham. A Francia se le ganó por primera vez en 1985 en la cancha de Ferro; y como visitantes en 1992 en Nantes. También es digno de mencionar el empate en 2005 ante los British and Irish Lions (equipo conformado por los mejores jugadores de Inglaterra, Escocia, Gales e Irlanda) en el Millennium de Cardiff.

En los mundiales hay que resaltar la primera clasificación a los cuartos de final en 1999, luego de la recordada defensa argentina frente Irlanda en Lens. O el histórico mundial del 2007, ganándole en el partido inaugural y en el partido por el tercer puesto a Francia, el local. Es esta actuación quizás la más importante para el presente de los Pumas ya que significó que nuestro seleccionado se gane un lugar de privilegio en el Tier 1.

En el 2008 se creó el PLADAR (Plan de Alto Rendimiento de la Unión Argentina de Rugby) cuyo objetivo era otorgar becas desde la UAR para colaborar en la transición hacia el profesionalismo. Si bien hubo cortocircuitos con la URBA a la hora de ceder jugadores, los Pampas XV, equipo que se creo bajo esta estructura, siempre fue competitivo y obtuvo tres títulos, todos de forma invicta: la Vodacom Cup en 2011 (tercer competición en importancia de Sudáfrica) y la Pacific Rugby Cup en 2014 y 2015 (torneo organizado por la World Rugby para darle competencia a los segundos equipos de seleccionados nacionales y equipos regionales del pacífico).

En el 2009, la Sanzar (por sus siglas en inglés: South African, New Zealand and Australia Rugby) aceptó como invitada a la Argentina, accediendo a que esta última participe en un torneo anual desde el 2012. El primer resultado destacado en dicha competición ocurrió en la primera edición, obteniendo un empate como locales ante Sudáfrica. Sin embargo, la tan esperada primera victoria en el Rugby Championship recién llegó frente a Australia en el 2014 siendo locales en Mendoza. Y el primer partido ganado de visitantes por la misma competición fue en el 2015 ante Sudáfrica, con los Pumas del ‘65 alentando desde las tribunas. Este partido representó la primera victoria jugando con el nombre de Argentina ante el seleccionado de Sudáfrica. Además, con ese triunfo, los Pumas ocuparon por primera vez el tercer puesto del torneo.



En el futuro, y en el marco de la evolución que está atravesando el rugby argentino, aparece la participación de una franquicia en el Super Rugby (el torneo de rugby profesional más importante del hemisferio sur) a partir de 2016. Pero en estos días los Pumas se encuentran frente a una oportunidad histórica. De ganar la semifinal ante Australia se convertirán en el sexto seleccionado en alcanzar una final de copa del mundo. Y de llegar al partido decisivo y ganarlo, tal como sueña Hourcade, sería el quinto equipo que levante el trofeo Webb Ellis. Nada mal para un país que recién accedió a una competencia anual en el 2012 y que mantiene el espíritu amateur a pesar de la profesionalización desarrollada desde la creación del PLADAR. Por ello, el próximo domingo los Pumas no tienen nada que perder, deben salir a jugar de la misma manera que en el partido inaugural contra Nueva Zelanda o los cuartos ante Irlanda. De ahora en más todo lo que consigan quedará en la historia.
 
share on:
share on: