Los Pumas le ganaron 45 a 29 a Georgia pero, una vez más, dejaron entrever muchas irregularidades como equipo y se solventaron en la capacidad de las individualidades y en la visible inferioridad del rival.

¿Es la contundente victoria ante Georgia un punto alto para celebrar? El constante argumento de pensar en el proceso de acostumbrarse a pelear ante las grandes potencias no invita a festejar un triunfo que, si bien demuestra la superioridad de Los Pumas ante equipos de menor escala, también deja al descubierto que se mantienen las falencias en la toma de decisiones, en errores infantiles y en la complejidad para definir jugadas que deberían resolverse con sencillez.
Goleada, sí. Y con eficacia en cuanto al resultado: contundente 45 a 29. Tries de todos los colores, grandes individualidades y la certeza de ganarle a un seleccionado de menor escala. Sin embargo, tal como argumentan sus protagonistas, el resultado no debe llevarse las primeras planas: en un proyecto en el que se vive privilegiando la oportunidad de enfrentar a las grandes potencias y se hace foco en mejorar el juego para estar a la altura, llevarse la gloria ante Georgia en Jujuy no aplica para una aprobación de las presentaciones.

 + Los Pumas ganaron 3 de los últimos 12 duelos jugados

La imagen final con los brazos en alto por una copa amistosa no debe olvidar el recorrido: en junio, los dirgidos por Daniel Hourcade terminan con un notable retroceso en sus ambiciones, perdiendo dos de los tres encuentro con el rival a ganar, Inglaterra. ¿Pero es solo eso lo que incide en el análisis? No.
Como con los británicos, pese a la superioridad, Los Pumas no fueron absolutos dominadores ante Los Lelos, jugaron de manera desprolija, no se hicieron fuertes en el scrum, recibieron una tarjeta amarilla y siguieron mostrando falencias tanto en ataque como en defensa. En los flashes, queda enmarcado el try-penal en contra del complemento y una jugada clave a favor que, tras llegar a las 5 de Georgia, terminó en una pelota perdida que debería haber sido una suma de 5 puntos para el seleccionado.
¿Puntos altos? Pese a lo desarmado que terminó el equipo argentino y cómo se entrega ante los ataques rivales, Moyano (por encima de los demás con tres tries – de cinco – más allá de la amarilla), Creevy, Petti y Matera demostraron cómo debe vestirse la camiseta argentina y tuvieron grandes partidos en cuanto a lo individual.

 + Los Pumas recibieron cuatro tries en contra

En fin, el público jujeño llenó el estadio, disfrutó la victoria argentina y festejó junto a sus ídolos. Pero, con la mira puesta en lo que viene para Jaguares, y fundamentalmente en el Rugby Championship, Los Pumas deben mejorar y mucho para demostrarle a sus seguidores y al mundo que pueden estar a la altura de las grandes potencias internacionales.
 
share on:
share on: