Los Pumas volvieron a perder ante Inglaterra por la segunda fecha de la ventana de junio y nuevamente mostraron errores que, a este nivel y con la experiencia acumulada, preocupa. Fue 25-35 a en Santa Fe.

Otra vez el seleccionado argentino se fue con las manos vacías. De nuevo exhibieron una doble cara: como si tratase de la célebre novela de Robert Stevenson, Los Pumas tiene un costado del “Dr. Jekyll” y uno de “Mr. Hyde”.
Por momentos parecen un equipo punzante, que desequilibra con su juego de manos y le imprime un vértigo capaz de romper una de las defensas mas férreas del mundo como la de Inglaterra. En otros, comete errores impropios para un test match y le otorga al rival facilidades que se traducen en puntos.
El segundo y el tercer try inglés dejaron en evidencia que, jugando de todos lados y arriesgando, el saldo tiende a ser negativo, puesto que recibe más puntos de los que convierte.
Por otro lado, alarma la falta de definición. Lo sucedido en el minuto 75 es una buena síntesis de ello: una jugada de varias fases que no llegó a ser try  después de quedar en una situación de 3 contra 1. Luego, un scrum 5 que se pierde, y a continuación, un line en franco ataque también perdido.
Con esta derrota, Los Pumas cierran la serie ante un equipo “B” de Inglaterra 0-2. Ahora, jugarán la próxima semana ante Georgia -un rival de segundo orden- y estos mismos jugadores retomarán el último tramo del Super Rugby con Jaguares.
Este platel volverá a ponerse la camiseta celeste y blanca en agosto para afrontar el más exigente de los desafíos, el Rugby Chamionship. Si bien para eso aun falta, es claro que las alarmas continúan encendidas y que es mucho lo que hay que mejorar para entonces. Por el momento, la palabra que resume lo entregado en la ventana de junio es “déficit”.
 
share on:
share on: