Inglaterra no fue arrollador, pero aún así se llevó una cómoda victoria frente a un equipo argentino al que le cuesta generar juego. Fue 21-8 para el conjunto local.

Sin ser superior como mostraban los papeles, el XV de la Rosa  se las ingenió para sacar una diferencia de 11 puntos en el primer tiempo. Aún siendo parejos en cuanto a la  posesión, terreno y penales, sacó esa ventaja porque las infracciones que les concedieron fueron siempre en territorio argentino, lo que permitió a George Ford sumar con el pie. Además fue levemente superior cuando tuvo la pelota, utilizando a su octavo Nathan Hughes como arma de perforación.
Una amarilla a Joaquín Tuculet por un tackle peligroso a Mike Brown dejó a Argentina con 14 por 10 minutos y facilitó la única conquista británica en la primera mitad. El fullback no pudo seguir en cancha.
La segunda mitad mostraría una rosa sin espinas -apenas sumaron 7 puntos a través de un try de Semesa Rokoduguni– pero casi implacable en defensa. Por otra parte, los Pumas mostraron una leve mejora en cuanto a las formaciones fijas, pero realmente falta ajustar detalles ofensivos que permitan sumar puntos cuando llegan a los últimos metros -les tomó 30 fases en las cinco yardas anotar el try de Nicolás Sánchez-.
Por la carencia de ideas en ataque, los puntos altos argentinos fueron solamente en defensa, con un buen papel de Santiago González Iglesias y Santiago García Botta en ese rubro. El equipo del viejo continente, en cambio, tuvo a Hughes como ball carrier complicando cada vez que tocaba la pelota y a Sam Underhill tackleando en toda la cancha, además de Mako Vunipola, quien se llevó el premio a man of the match.
 
share on:
Mario Noceti A.

Mario Noceti A.

Comunicación Social. Bella Vista, Buenos Aires
share on: