El XV del Cardo aplastó a Italia 29-0 en Edinburgo  y se despidió de un Seis Naciones en el que dejó una buena imagen. Italia,en el debut como entrenador de Conor O’Shea, se quedó con la “Cuchara de madera”.

En el adiós de su entrenador Vern Cotter, el conjunto azul fue superior en un partido con muchas imprecisiones. Italia tuvo mucho la pelota pero no supo resolver y para la segunda mitad, se terminó la paridad. Escocia expuso toda su potencia y eficacia para dominar el resultado con tranquilidad hasta el final del encuentro. Las actuaciones de Scott, Russell y Hogg fueron los hombres clave en el triunfo escocés.
Escocia ha sido una de las sorpresas del torneo. Con sus victorias ante Italia, Irlanda y Gales, e incluso en  las derrotas ante Francia y el campeón Inglaterra, mostró todo su potencial defensivo y variantes en el ataque. A pesar de la lesión de su líder Greg Laidlaw en la segunda fecha, otros nombres fueron la evidencia de que los escoceses mostraron que su progreso en el 2016 es una realidad en el 2017.
Vern Cotter, quien dirigirá a Barbarians, se despidió del cargo como entrenador en el que obtuvo 19 triunfos y 17 derrotas, pero en el que readaptó al seleccionado escoces al estilo del rugby moderno.
Italia por su parte, tiene mucho por mejorar de la mano de su nuevo entrenador. Terminó el torneo del viejo continente sin haber conseguido siquiera un bonus defensivo. Continúa siendo un equipo sin alternativas y demasiado dependiente de la primera línea, el pié de Canna o de las aventuras individuales de Parisse o Campagnaro.
 
share on:
share on: