El seleccionado juvenil de Seven ganó 24 a 14 y se quedó con el primer puesto del rugby en los Juegos Olímpicos de la Juventud. 

Argentina y Francia se volvían a ver las caras en la final de un Juego Olímpico Juvenil. Pero esta vez el que se quedó con la medalla dorada fue el equipo local. Luego de un primer arranque vertiginoso con tres tries arriba, Les Bleus se pusieron a tiro de try. Sin embargo las infracciones le pesaron a los europeos y las dos amarillas en contra hicieron mella.
Los dirigidos por Lucas Borges habían comenzado la preparación tres años atrás y finalmente cerraron el ciclo con el broche de oro, nada más y nada menos. Se puede pensar que la localía presionaba para hacer un buen papel. Sin embargo el oro y la solidez del equipo forja una estructura, además del deporte olímpico argentino, para el rugby local ya que los jóvenes se entrenaron con el seleccionado mayor.
Aunque el proceso haya finalizado, muchos de estos jóvenes que son el presente del rugby argentino tienen un futuro prometedor.

 
share on:
Tomás Deagustini

Tomás Deagustini

Periodista y fan del rugby.
share on: